Una piel mejor de dentro afuera

Para mantenerse lo más sana posible, la piel necesita una nutrición adecuada, tanto por dentro como por fuera. Estos son nuestros consejos básicos para mantener la piel con un aspecto sano.

Somos lo que comemos. Una dieta pobre tendrá efectos en la superficie, tanto en la piel como en el cuerpo.
Las células cutáneas se forman en la capa interna de la piel, donde deben conformarse con los nutrientes que quedan después de que otras partes más vitales del cuerpo hayan tomado su parte. Por tanto, un truco básico para lucir estupenda es asegurarse de obtener los nutrientes que la piel necesita, además de brindarle los cuidados adecuados.

LEE TAMBIÉN: Cómo lucir una piel bonita en verano

Alimentación adecuada para una piel bonita

La vitamina A es esencial para la formación de nuevas células cutáneas y el mantenimiento de la piel en condiciones normales.

Algunas buenas fuentes de vitamina A son:

  • Hígado, paté, pescado azul, huevos, margarina, leche, mantequilla y queso.
  • Frutas y verduras con mucho color, como las zanahorias, el brócoli, los pimientos, la col rizada y los albaricoques
  • Aceite de hígado de bacalao

La vitamina C ayuda a producir colágeno, que es un componente básico de una piel sana.

Algunas buenas fuentes de vitamina C son:

  • Cítricos, como la naranja y el kiwi.
  • Bayas, como las fresas, la grosella negra y la rosa mosqueta.
  • Pimiento, brócoli, colinabo, espinaca y tomate.

LEE TAMBIÉN: Razones por las que debe tomar vitamina D en verano

Consejos sencillos para mantener una piel sana

La piel también depende de un buen cuidado para mantenerse sana. Una piel envejecida necesitará hidratación adicional y deberá tratarse con más cuidado que una piel más joven.

Estos son algunos consejos:

  • Limpieza hidratante

Con la edad, la piel se vuelve más sensible y deshidratada, así que es importante utilizar un limpiador suave e hidratante que no elimine los lípidos protectores que hay en la superficie de la piel.

  • Exfoliación suave

Exfoliar la piel varias veces por semana elimina las células muertas que se producen con la descamación de la piel y que impiden que la crema hidratante actúe de manera eficaz, además de aportar un brillo saludable. Pero los exfoliantes tradicionales pueden arañar la superficie y dañar la piel. Lo mejor es aplicar un exfoliante suave con, por ejemplo, enzimas, que disuelven las células muertas de la piel en lugar de arrastrarlas físicamente.

  • Mucha hidratación

La mayoría de las personas necesitan hidratación extra con la edad, a menudo más de lo que imaginas. Así que cuídate con un buen hidratante, preferiblemente con ácido hialurónico, y úsalo de manera diligente y generosa mañana y noche. Y recuerda beber agua: ¡el agua dulce es buena para tu piel y tu salud!

  • Protector solar

No te olvide de la protección solar. El sol causa alrededor del 90 % de los signos de envejecimiento, como las arrugas y las manchas en la edad. Recuerda: el bronceado es temporal, las arrugas son para siempre. Y sí, la piel se broncea incluso si la protegemos con protector solar. Tarda un poco más de tiempo, pero, a cambio, obtenemos un color más profundo y duradero.



Orkla Health
Todos los derechos reservados | Mollers 2018 Copyright