¿Te faltan vitaminas? Tu cuerpo intenta decirte algo

¿Seguro que tu cuerpo tiene todas las vitaminas que necesita? La carencia vitamínica puede manifestarse con síntomas físicos fácilmente reconocibles, si se sabe qué buscar. A continuación te facilitamos una lista de verificación.

La carencia de vitaminas puede tener efectos diferentes. Para mantenerte sano, es importante que tu cuerpo obtenga todo lo que necesita.

Vitamina A

Contribuye al mantenimiento en condiciones normales de: la visión, la piel, las mucosas y el sistema inmunitario.

Síntomas de su carencia:

  • Sequedad ocular
  • Capacidad reducida para ver con poca luz/ceguera nocturna
  • Disminución de la resistencia a las infecciones

 

Vitamina B1 (tiamina)

Contribuye al mantenimiento en condiciones normales de: el corazón, el sistema nervioso, la producción de energía y la función psicológica.

Síntomas de su carencia:

  • Dificultad para concentrarse
  • Entumecimiento de los dedos de las manos y los pies
  • Confusión
  • Problemas de equilibrio

Vitamina B2 (riboflavina)

Contribuye al mantenimiento en condiciones normales de: la piel, la visión, el metabolismo, el sistema nervioso, las mucosas y los glóbulos rojos.

Síntomas de su carencia:

  • Llagas en la boca y grietas en las comisuras de los labios
  • Picor en los ojos
  • Piel seca
  • Uñas frágiles con tendencia a romperse

 

Vitamina B3 (nicotinamida/niacina)

Contribuye al mantenimiento en condiciones normales de: la piel, las mucosas, el metabolismo, la función psicológica y el sistema nervioso.

Síntomas de su carencia:

  • Erupción cutánea
  • Vómito
  • Diarrea

LEE TAMBIÉN: Una piel mejor de dentro afuera

 

Vitamina B6 (piridoxina)

Contribuye al mantenimiento en condiciones normales de: el sistema inmunitario, el equilibrio hormonal, el metabolismo, el sistema nervioso, la distribución de proteínas, la función psicológica y la formación de glóbulos rojos.

Síntomas de su carencia:

  • Depresión
  • Calambres
  • Anemia

 

Vitamina B8 (biotina)

Contribuye al mantenimiento en condiciones normales de: la piel, el cabello, el metabolismo, las mucosas, el sistema nervioso y la función psicológica.

Síntomas de su carencia:

  • Náuseas
  • Depresión
  • Dolor muscular
  • Cambios en la piel

 

Vitamina B9 (folato/ácido fólico)

Contribuye al mantenimiento en condiciones normales de: la división celular, la formación de células sanguíneas, la función psicológica y el sistema inmunitario.

Síntomas de su carencia:

  • Náuseas
  • Diarrea
  • Irritabilidad
  • Tendencia al olvido
  • Dolor de cabeza
  • Anemia

LEE TAMBIÉN: Convertir el estrés en fortaleza

Vitamina B12

Contribuye al mantenimiento en condiciones normales de: el sistema nervioso, el metabolismo, la función psicológica, el sistema inmunitario, la formación de glóbulos rojos y la división celular.

Síntomas de su carencia:

  • Anemia
  • Diarrea
  • Mala memoria
  • Lengua dolorosa

 

Vitamina C

Contribuye al mantenimiento en condiciones normales de: la formación de colágeno para la piel, los huesos y el cartílago, el sistema inmunitario, la función psicológica y la absorción de hierro. Protege las células frente al daño causado por los radicales libres.

Síntomas de su carencia:

  • Sangrado de la piel y las encías
  • La cicatrización de llagas y úlceras tarda un tiempo
  • Irritación

 

Vitamina D

Contribuye al mantenimiento en condiciones normales de: la absorción y utilización de calcio y fósforo, los músculos, los huesos, los dientes, el sistema inmunitario y la división celular.

Síntomas de su carencia:

  • Inmunodeficiencia
  • Dolor en las articulaciones y los huesos
  • Huesos que se rompen con facilidad

LEE TAMBIÉN: Consejos para un sistema inmunitario fuerte

Vitamina E

Contribuye a la protección de las células frente al daño oxidativo.

Síntomas de su carencia:

  • Trastornos visuales
  • Marcha inestable

 

Vitamina K

Contribuye al mantenimiento en condiciones normales de: los huesos y la coagulación de la sangre.

Síntomas de su carencia:

  • Sangrados de nariz
  • Heridas que no dejan de sangrar

 

Si sospechas que tienes una enfermedad carencial, tu médico puede revisar tu nivel de vitaminas en la sangre.
Si se te diagnostica carencia vitamínica, recibirás tratamiento con grandes dosis de la vitamina en cuestión hasta que tu cuerpo se «recargue». Normalmente, continuarás tomando una dosis más pequeña para asegurar suficientes vitaminas. Tu médico también puede ofrecerte ayuda y asesoramiento sobre tu alimentación, para asegurar que consumas todas las vitaminas en cantidad suficiente.

 



Orkla Health
Todos los derechos reservados | Mollers 2018 Copyright